Calcetines, carga mental y corresponsabilidad

Nota: Este post fue originalmente publicado por mí en blogdads.es y es publicado ahora aquí al haber cerrado dicha página.

De cómo unos calcetines me dieron una lección sobre carga mental y corresponsabilidad. Fue el otro día, ocurrió de repente. Os lo cuento:

Idealizado en mi propia burbuja.

Veréis… hace unos meses, viví un día muy especial: mi primer día del padre como padre. Entre los muchos regalos y muestras de amor que recibí, hubo uno muy curioso: unos calcetines a juego papá-bebé. Los del bebé decían: TENGO UN – SUPERPAPÁ, y los míos: SÚPER – PAPÁ. El caso es que al bebé todavía no le servían los suyos… así que decidí esperar para estrenarlos juntos.

Yo tenía claro que soy un superpapá; porque soy un padre implicado en la crianza, porque soy un compañero de mi pareja: soy su apoyo y ella el mío, porque soy feminista convencido (o si lo preferís, aunque es tema para otro post: aliado del feminismo), porque lucho para eliminar de mi vida los micromachismos, porque educo a mi hijo desde el cariño, en la igualdad y el respeto,…

Los calcetines me dan una bofetada de realidad.

Todo eso es muy bonito, pero el otro día me levanto para ir al trabajo, abro el cajón de los calcetines… y me doy cuenta de que todos los calcetines nuevos (o los que no son nuevos pero todavía puedo vestir con dignidad) están para lavar. Entonces tengo que elegir entre unos calcetines de Gardfield que me encantaban, pero que no sé por qué todavía no he tirado (o zurcido, ejem), o unos calcetines muy gordos, o unos tobilleros, o… estrenar los de superpapá. Decidí hacer esto último, estrenar en solitario los calcetines a juego de superpapá. Fue un estreno muy diferente al que había imaginado: no podía lucirlos orgulloso.

Evidentemente, los calcetines que lleves puestos no te hacen mejor o peor papá. Sin embargo, llevarlos puestos desencadenó un terremoto que me sacudió: “llevo puestos estos calcetines porque la colada no está al día”. Lo que es peor: “no me había dado cuenta hasta ahora”.

La carga mental: esa gran desconocida.

Esa es la carga mental que suelen soportar las mamás y a la que los papás no estamos acostumbrados. Probablemente esa semana fuese especialmente dura: malas noches, catarro,… Una semana en la que no pisó la guardería, una semana en la que las fuerzas de todos flojean. Mamá no ha podido dormir, con un bebé lactante especialmente demandante (¿le toca otra crisis de crecimiento? seguramente la mamá lo sepa o ya lo haya consultado en albalactanciamaterna). Como superpapá, me he preocupado constantemente esa semana por el bienestar de la familia y he procurado atender al bebé para que la mamá tenga momentos de descanso y tiempo para ella, pero ¿ha podido aprovechar ese tiempo para descansar y desconectar? ¿he sabido quitarle carga mental? ¿He pensado en cuándo toca la próxima vacuna o si está anotada en el calendario? (Por cierto, ¿cuál toca?) ¿He pensado en si hay que comprar bodies o pijamas?

Todas estas cuestiones pueden pasar desapercibidas, pueden parecer carentes de importancia, pero supone un desgaste para quien siente sobre sus hombros el peso de la responsabilidad de ocuparse de todo. El desgaste es tal, que la mente no puede escapar. Si sale a hacer un recado, si tiene un momento de ocio, si queda con una amiga,… en todos los casos, va a seguir mentalmente conectada a todos los quehaceres familiares. Esa incapacidad de desconectar es algo que yo no tengo y dudo mucho que sea una cuestión biológica, dudo mucho que sea una increíble capacidad mía: es un síntoma de que la corresponsabilidad no está siendo efectiva a ese nivel.

La corresponsabilidad: nuestra tarea pendiente.

Poner la lavadora al fin y al cabo, no lleva ningún trabajo: en un minuto tienes la ropa dentro, pones jabón y suavizante, rueda, botón y listo… Lo importante no es poner la lavadora, ni pasar la aspiradora, ni hacer la comida. Lo importante es pensar que hay que poner la lavadora, pero a una hora a la que luego vayas a poder tenderla; es pensar que hay que pasar la aspiradora, pero ahora es un mal momento, porque ya es tarde o porque alguien está echando una siesta, o porque… ¿qué vamos a comer hoy? ¿tenemos todos los ingredientes o hay que ir a comprar alguna cosa?

Eso es lo importante, esa es la misión de los superpapás: No podemos dejar que sea la madre la que constantemente se preocupe de todo, la que haga que la casa y que la familia funcionen. Por eso, la corresponsabilidad va más allá del simple reparto de tareas, aunque el reparto de tareas sea una parte. No podemos quedarnos ahí.

Sabemos que si pensamos en términos de “ayudar” o de “colaborar” en casa, estamos haciendo un planteamiento equivocado. Pues bien, si queremos cooperar, compartir las tareas, corresponsabilizarnos,… no podemos obviar la carga mental. Tenemos que ser conscientes de que nuestra tarea va mucho más allá de poner la lavadora “sin que nos manden”.

¿Y ahora qué?

Es momento de remangarse y ponerse a trabajar. En próximos posts atacaré desde un punto de vista teórico y práctico qué es lo que podemos hacer para ponernos las pilas en esto de la corresponsabilidad. Ojo, porque el enfoque teórico será válido también para otros contextos.

¿Y tú? Cuéntame cómo lo gestionáis en casa. ¿Eras consciente de las cargas mentales en el ámbito del hogar? ¿Te ha servido el post para detectarlas o tomar consciencia del problema?

Medir la Tierra – Actividad astronómica para toda la familia.

Hoy plantearemos una actividad al aire libre para toda la familia. Vamos a medir la Tierra tal y como hizo Eratóstenes hace más de 2000 años. En esta actividad pondremos en práctica la teoría que hemos visto en las entradas previas sobre Píldoras de Astronomía, la de los movimientos de la Tierra y la de las Coordenadas Astronómicas. Recomiendo leerlas antes de continuar o, al menos, antes de realizar la actividad.

Eratóstenes midió la Tierra, un poco de Historia:

El método que utilizaremos fue inventado y utilizado por primera vez para calcular el radio de la Tierra por Eratóstenes de Cirene. Todos lo recordaréis por la famosa “Criba de Eratóstenes” para encontrar los números primos menores a uno dado. Eratóstenes estuvo al cargo de la Biblioteca de Alejandría desde el año 236 a.C. y descubrió una curiosidad en un papiro: Un dato que afirmaba que en la ciudad de Siena (actual Asuán, Egipto) el día del solsticio de verano, al mediodía, los objetos verticales no proyectaban sombra alguna y la luz del Sol alumbraba el fondo de los pozos. Eso significaba que el Sol se encontraba en el cénit, o lo que es lo mismo, que Siena se encontraba sobre el paralelo del Trópico de Cáncer. Tomando esa referencia, midió la sombra que se proyectaba en Alejandría el mismo día. Comprobó que, en el mismo momento, los rayos del Sol incidían con distinto ángulo en las dos ciudades. Conociendo la distancia estimada por las caravanas que comerciaban entre ambas ciudades y mediante un cálculo trigonométrico, calculó con gran aproximación el radio de la Tierra.

Esquema de rayos incidiendo en la superficie de la esfera y el ángulo con la normal en dos puntos distintos.

La eclíptica:

La Tierra gira alrededor del Sol dando una vuelta al año y al mismo tiempo, sobre sí misma dando una vuelta al día. El eje de rotación de la Tierra no es perpendicular al plano de la órbita (llamado plano de la eclíptica), por lo que vemos al Sol moverse en el cielo trazando arcos de distinta altura cada día.

Llamamos eclíptica a la intersección del plano de la eclíptica con el plano del ecuador terrestre. Hay 4 días al año en los que conocemos la distancia angular entre el Sol y la eclíptica sin hacer cálculos: En los equinoccios 0º y en los solsticios -23.45º (en el de invierno) y +23.45º (en el de verano). El resto de los días, esa distancia, llamada declinación solar, se puede encontrar tabulada en los anuarios de astronomía. Nosotros lo haremos para el día del solsticio de verano en el hemisferio Norte, que se produce entre los días 20 y 22 de junio. Concretamente, en este 2018, se producirá el 21 de junio.

Latitud:

La latitud es la coordenada de posición vertical dada por el ángulo formado por el vértice en el centro de la Tierra, el ecuador y el lugar de observación. De modo que en el ecuador la latitud es 0º, en el Polo Norte 90º y en el Polo Sur -90º.

Sea h la altura de la eclíptica sobre el horizonte en dirección Sur, podemos calcular la latitud como: Ø = 90º – h.

Como sabemos que el día del solsticio el Sol estará 23.45 grados por encima de la línea de la eclíptica, sea hS la altura del Sol a mediodía en dirección Sur: Ø = 90º + 23.45º – hS = 113.45º – hS.

Calcular el perímetro terrestre:

Conocidas las latitudes de dos ciudades con la misma longitud y la distancia que las separa, podemos hacer una regla de tres para calcular el perímetro terrestre. La diferencia de sus latitudes es un ángulo al que corresponde la distancia que las separa. Al ángulo de toda la circunferencia (360º) corresponderá el perímetro de la Tierra.

Para nuestro caso, tomaremos los valores de dos ciudades ubicadas más o menos en la misma longitud en la que nos encontramos (zona Este peninsular): París (Francia) y Lagos (Nigeria). Los puntos escogidos son la Torre Eiffel en París y el Yaba College of Technology de Lagos. Tomaremos los siguientes datos, que equivalen a lo que Eratóstenes encontró en el papiro y las distancias que le transmitieron los comerciantes.

Torre Eiffel:
Latitud: 48.858279 = 48º 51’ 29.80’’.
Distancia: 766,10 km.
Yaba College of Technology:
Latitud: 6,518808 = 6º 31’ 7.71’’.
Distancia: 3943,27 km.

Preparación:

Buscaremos un lugar lo más horizontal posible: una plaza, un patio… cuanto más horizontal sea, más preciso será el resultado de nuestra medición. Ubicaremos un palo en vertical. Podemos usar sofisticados sistemas, trípodes, etc. O podemos usar un poco de plastilina y un lápiz, o un recogedor del polvo que veamos que se aguante de pie en la posición más vertical posible. En cualquier caso, mediremos la altura de ese palo e iremos haciendo marcas del punto en el que se proyecta la sombra del extremo de dicho palo. Obtendremos una parábola (o en los equinoccios, una recta) y el vértice de la parábola, la sombra más corta, la obtendremos sobre la línea Norte – Sur. Esa es la medida a la que llamaremos Longitud de la sombra.

Veamos ahora los cálculos que efectuaremos, dadas esas dos medidas: altura del palo y longitud de la sombra.

Nuestros cálculos:

Altura palo: p =
Longitud sombra: s =

Altura máxima del Sol = a = arc.tang(s/p) =
Altura de la eclíptica: h = a – δ = a + 23.45º =
Latitud: Ø = 90 – h =

Ángulo con París: α = 48,858279 – Ø =
Perímetro terrestre1 = 766,10 × 360 / α =

Ángulo con Lagos: β = Ø – 6,518808 =
Perímetro terrestre2 = 3943,27 × 360 / β =

Cálculo del error cometido:

El perímetro terrestre medio tiene un valor de: 2 π 6371,0 km = 40.030,17 km. Sin embargo, es un valor ideal, que no se corresponde con el valor real, ya que la Tierra tiene forma de elipsoide y no de esfera.

Podemos calcular la media de los dos perímetros calculados, obteniendo un valor: M = (Perímetro terrestre1 + Perímetro terrestre2) / 2 =

Error absoluto: Ea = M – 40030,17 km =

Error relativo: Er = Ea / 40030,17 =

¿Qué os ha parecido esta actividad? ¿Os animaréis a ponerla en práctica? Si lo hacéis, compartid vuestra experiencia y, aunque es menos importante, vuestro resultado!

Coordenadas Astronómicas – Píldoras de Astronomía

Esta es la segunda entrada de la serie Píldoras de Astronomía. En la anterior hablamos sobre los movimientos de la Tierra, que nos permiten entender algunos de los movimientos aparentes de los astros. Ahora vamos a centrarnos en la posición de los astros. Cómo podemos localizarlos y cómo cambia su posición a lo largo del tiempo vista desde la Tierra. (más…)

Los movimientos de la Tierra – Píldoras de Astronomía.

Con esta entrada comienzo una serie de entradas sobre astronomía, encaminadas a proponer alguna actividad para toda la familia. Para poder realizar las actividades, es importante tener unos conocimientos previos, que son el objeto de las primeras entradas de esta serie. Dedicaremos esta primera entrada a hablar sobre los movimientos de la Tierra más importantes, ya que son la causa de gran parte de los movimientos aparentes que observamos en los astros, especialmente del Sol. (más…)

(Vídeo) La importancia del juego libre y lo que puede ocurrir si se le da libertad a un bebé.

María Montessori daba mucha importancia al juego como estrategia en el aprendizaje y por ese motivo ideó materiales orientados al aprendizaje y la experimentación de una forma lúdica. Sin embargo, como vengo diciendo en otros posts, no hace falta utilizar un material concreto para estar aplicando la filosofía Montessori, sino que es algo que se puede hacer con cualquier actividad del día a día. Hoy traigo otro ejemplo de cómo pueden ocurrir cosas maravillosas si abrimos nuestra mente. (más…)

Me tiene que dar la vida

Últimamente escucho mucho la expresión: “no me da la vida”. Creo que es una sensación que todos tenemos muy interiorizada, más aún desde que somos padres. Ya sabemos que el tiempo es relativo… y la relación es muy pequeña entre todo lo que queremos hacer en la vida y el tiempo que tenemos para hacerlo. La pregunta es: ¿Cómo puedo hacer todo lo que quiero/debo hacer?: (más…)

Filosofía Montessori para lavarse la cara

La filosofía Montessori es una forma de ver el mundo y de afrontar las actividades cotidianas.

En algún sitio he leído decir: “Mi madre, sin saberlo, era muy Montessori”. Es cierto: Hay gente que, sin conocer la pedagogía Montessori, comparte y aplica de manera natural gran parte de sus ideas. Pero ese no era el caso de mi madre… Hoy os contaré una anécdota de mi infancia que ella suele contar en cenas navideñas, pero permitidme empezar relatando otra historia: la que evocó en mi recuerdo aquella anécdota. (más…)

La caridad resta valor a las personas: #GivingTuesday y los bancos del tiempo.

La inigualable sensación de dar.

Hoy se celebra el #GivingTuesday, un movimiento global con el que se pretende celebrar la acción de dar. Reconozco que la iniciativa es muy buena y que no he encontrado ni un sólo proyecto que no merezca todo mi apoyo.

Sin embargo, me ha llamado mucho la atención de una frase muy destacada en la página del proyecto:

¡Colabora con GivingTuesday y descubre la inigualable sensación de dar!

(más…)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies